Wizarding World
¡Bienvenidos a Wizarding World! Échale un vistazo a Callejón Diagón — Guía de novatos y a la guía de juego antes de postear. Y no olvides presentarte. ¡Disfruta!

¡Hola! ¿Eres nuevo el foro? ¿Te acabas de registrar y estás un poco perdido? No te preocupes, es normal. Los comienzos siempre son un poco dificil, pero para estoy yo. Haz click en mi para ver la guía de nuevos usuarios, normas y guía de creación del personaje. Si aún tienes dudas, ¡contacta con un moderador!

Guia del Novato
Ambientación

NOVIEMBRE

Daily Prophet Owl
Resultados de Quidditch

¡Las nuevas alineaciones de los equipos de quidditch han sido publicadas!

Para ver si has sido uno de los afortunados en conseguir su puesto, pásate por Compra tu Ticket y comprueba el resultado.

Aun no es tarde, quedan vacantes por ser cubiertas : D

Relojes
153 puntos
-59 puntos
35 puntos
235 puntos
Administración
Albus
Dumbledore
Administrador
Enviar MPVer perfil
Severus
Snape
Moderador
Enviar MPVer perfil
Minerva
Mcgonagall
Moderador
Enviar MPVer perfil
Dolores
Umbridge
Moderador
Enviar MPVer perfil
Mordred
Mac Alastair
Moderador
Enviar MPVer perfil
Alexia
Vattimo
Moderador
Enviar MPVer perfil
Kyran
O'Dowd
Moderador
Enviar MPVer perfil
Laerthes
Adamantis
Moderador
Enviar MPVer perfil
------- GALARDONADOS -------
Premio obtenido
Nombre apellido
Premio obtenido
Nombre apellido
Premio obtenido
Nombre apellido
Premio obtenido
Nombre apellido
-------- COMPAÑEROS ----------

CANON 4/40


La historia de Liam

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La historia de Liam

Mensaje por Ao Smith el Lun Nov 30, 2015 3:47 pm

Bueno, me anime a escribir que es lo que pasaría con Liam durante la batalla en Hogwarts, la verdad es que me gusta el resultado y por eso lo comparto.... quizás me anime a hacer lo mismo con Ao.

--------------------------------------------------------------------------------------

Todo el mundo sabe que ocurrió con Harry, Ron , Hermione y todos esos personajes tan conocidos y representativos de Hogwarts aquella noche en que la lucha entre el bien y el mal se cobró la vida de 51 personas muy queridas para muchos.
Pero… ¿Qué pasó con aquellos no tan conocidos que decidieron luchar por lo que creían justo? Esta es la historia de uno de ellos:


Liam Lawler, un joven Slytherin que hasta el último curso en Hogwarts se podría describir como orgulloso, prepotente, soberbio, una persona no muy amigable para muchos, pero aquel curso una mujer logró que poco a poco aquella mascara impuesta para sobrevivir cayera a pedazos poco a poco, sobretodo el día en que su padre le abofeteó en medio de Hogsmeade y Rachel Birdwhistle, Aydan White y Adiel Shanahan le habían ayudado a alejarse para siempre de una familia que poco a poco le consumía y le convertía en algo que no deseaba ser.

Durante aquel curso también logro arreglar su relación con Amy Grifith y se convirtieron, para sorpresa de muchos, en grandes amigos y rivales en el mundo del Quidditch.

Tras un año muy complejo Liam siguió como golpeador en Las Avispas de Wimbourne, equipo en el que fue mejorando y se hizo muy conocido, aun y así no dejó que la fama se le subiera a la cabeza, seguía entrenando duro y quedando con sus amigos fuera del castillo.

Cada mes se desplazaba a Hogsmeade un fin de semana para ver a la mujer de su vida, Rachel, a la que en navidades, vacaciones invitaba a pasar en su piso en el céntrico Londres, donde su relación se afianzaba, eran uno y sabían que estarían allí el uno para el otro.

Aun y así tras la muerte de Albus Dumbledore, Liam llegó a un acuerdo con Amy, la chica le mandaba lechuzas semalamente con un mensaje en clave entre preguntas sobre el Quidditch, así Liam estaba al corriente de como el lugar que más alegrías le dio se convertía poco a poco en un lugar que solo podía traer dolor y desespero. Liam no podía comprender como el profesor Snape podía permitir las atrocidades.

Pero por desgracia, su novia le confirmaba con el mismo tipo de mensajería en clave que Amy no mentía ni exageraba, las cosas en Hogwarts iban de mal en peor.

Liam temía por la seguridad de Rachel, no quería dejar sola a la mujer que amaba así que tras mostrar esas cartas a Aydan y Adiel decidieron que llegado el momento los 3 volverían a Hogwarts a proteger lo que para ellos era un tesoro.

Aquella fatídica noche donde tantas vidas fueron sesadas, Liam estaba allí. Cuando Harry Potter apareció en el gran salón, encarándose al director Snape, con los miembros de la Orden del Phoenix a su espalda, Liam apareció con sus compañeros, de forma silenciosa. Algo en su interior se rompió cuando Potter confesó a gritos que el hombre al que admiraba había asesinado al anterior directos, Liam no podía comprenderlo y aunque no podía leer las mentes de sus amigos, sabía de sobras que ellos tampoco lo comprendían.

Tras un instante, Liam la vió, Rachel estaba allí y mientras todos empezaban a temer por sus vidas, el jugador e Quidditch lo dejó todo atrás y la abrazó con fuerza, besándola como nunca lo había hecho.

-No permitiré que nadie te arrincone- susurró tras aquel beso, escuchando en su cabeza como aquel que no debía ser nombrado amenazaba la seguridad de todos aquellos que habitaban el castillo.

-Prométeme que no permitirás que nadie te toque un pelo- Liam estaba decidido a luchar, nada le impediría enfrentarse a quien hiciera falta para proteger aquel lugar.
Tras asegurarse de que Rachel estaría bien localizó a Amy, fue directo a ella y le dio un abrazo fraternal, Amy era como una hermana pequeña para él, la relación había mejorado mucho con los años e incluso algún profesor se sorprendió de la actitud de los jóvenes, tan diferente en comparación a dos años atrás.

-No dejes que nadie acabe contigo, te estaré esperando en los cielos- era la forma con la que se despedían por lechuza, en el cielo, con un bate y enfrentándose como iguales en un partido de Quidditch.

Aquella batalla fue un caos, Liam no supo cuando empezó, solo supo que para algunos no tendría un final feliz, pero él iba a luchar, protegería ese castillo, a sus seres queridos y saldría vivo de allí, sabía que si moría causaría muchísimo dolor a una persona que lo había dado todo por él, así que no podía permitirse el lujo de morir en aquel lugar.

Todos aquellos pensamientos se quedaron atrás en el mismo instante en el que reconoció a aquel hombre, aquel odioso hombre al que una vez tuvo la desgracia de llamar padre, reconoció su varita, la forma que tenia de encorvarse al lanzar algún conjuro, pero también reconoció a aquel chico, no había hablado mucho con el, pero Apollo Wade era fácil de identificar, rostro albino, aquel rostro casi angelical manchado del polvo y la suciedad de la batalla.

Liam maldijo a su propio padre en su mente por varios motivos, entre ellos el hecho de atacar de aquel modo a un chico inocente.

Ni siquiera uso su varita, cogió del suelo una roca de un tamaño considerable y con toda su fuerza la lanzó, el golpe en la espalda de aquel que fuera su padre le impactó directamente en la espalda, haciendo que gruñera y se girase para ver quien había osado molestarle en aquel momento.

-Liam…- fueron las primeras palabras de aquel hombre que nada bueno tramaba.

-Ey….- El rubio mantenía la varita en posición, no pensaba fiarse de el.

-¿Ese es el modo en que saludas a tu padre tras más de dos años de ausencias?- las palabras de aquel hombre estaban cargadas de rencor.

-Oh no, yo no saludaría así a mi padre, de hecho, cuando hace dos semanas fui a ver a los Griffith les salude con un beso y un abrazo, como debe hacer un hijo con sus padres, pero a un hombre que no ha hecho nada por mí y que encima es mortifago un Ey incluso es demasiado bueno…- susurró con una sonrisa traviesa, Liam no tramaba nada bueno.

-Los Griffith…. Traidores a la sangre- El padre de Liam sabía perfectamente con quien se juntaba su hijo, no lo aceptaba – Cuando acabe esta noche volverás a casa, te unirás al gran Lord Voldemort y aceptaras tu lugar entre nosotros.

Las carcajadas de Liam no tardaron en aparecer, aun y así no bajaba la varita, seguía apuntando a aquel hombre.

-Lo siento viejo, pero los Lawler desaparecen esta noche.

-¿Acaso vas a matarme Liam?- August Lawler miraba a su hijo con una sonrisa cruel, tampoco tramaba nada bueno.

-¿Matarte? No, claro que no, la muerte es un camino fácil, prefiero que acabes encerrado en Azkaban o en la sección de psiquiatría con la loca de tu mujer, asi cuando mueras de viejo acabara el linaje de los Lawler.

-Tu eres un Lawler.

-No desde hace un mes- respondió con una sonrisa traviesa, tengo 20 años, casi 21, y los registros civiles muggles son impresionantes ¿Sabias? De hecho yo no había estado en uno nunca, pero Juliette y Joseph Griffith si y estuvieron encantados de acompañarme y de cederme su apellido, no soy hijo de su sangre, Juliette Griffith no me ha dado la vida, pero me ha hecho sentir como un hijo, desde hace casi tres años tengo una gran familia, muchos hermanos y una novia preciosa e inteligente con la que voy a casarme y ni tu ni nadie podrá impedírmelo, asi que hazle un favor al mundo, deja en paz a Apollo y desaparece de este lugar…viejo.

La reacción de August Lawler no se hizo esperar, aquel Cruzio impacto de lleno en Liam, haciéndolo caer al suelo de rodillas, aun y así Liam no soltó la varita en ningún momento.

-¡Antes acabo con tu vida aquí y ahora que permitirte tales blasfemias Liam, ERES UN LAWLER Y ME PERTENECES! - Augut Lawler se acercó a su hijo, aun en el suelo con la clara intención de destruirle, todo con tal de que no siguiera avergonzándole.

-Voy a acabar contigo Liam, voy a acabar con esta locura aquí y ahora- August estaba cegado por la ira, el resto de la batalla no importaba, era secundario, tenía que ocuparse de aquella mancha en su familia y lo haría el mismo.

- Pero antes, voy a quitarte lo que te ha dado la vida tantos años, despídete del Quidditch primero Liam y después te arrastrare por aquí, acabando con todos aquellos que han significado algo para ti, por los que has venido aquí, traidores a la sangre, mestizos, sangre sucia…las veras morir a todos antes de morir tu- las palabras estaban cargadas de odio y desprecio. Liam sintió como algo en su brazo se partía, no pudo escuchar que clase de conjuro había usado su padre pero si notaba los músculos de su brazo derecho romperse poco a poco de un modo agónico. Liam gritó, como nunca lo había hecho, no solo por el dolor que le causaba aquella magia extraña sino por la sensación de impotencia al escuchar lo que aquel loco quería hacerle.

- Despidete de tus sueños L…- la frase quedó a medias, August cayó al suelo justo ante Liam, inconsciente y con un hilo de sangre cayendo por su rostros desfigurado por el odio.

Liam alzó la mirada, buscando a aquel que había salvado su vida, sus ojos se abrieron como platos al ver a Aydan y Adiel, los dos con la varita en alto corriendo hacia Liam, socorriendo a la vez a su amigo y a Apollo, manteniéndolos a salvo.

-Liam! ¿Estas bien? ¿Que te ha hecho?- Aydan soltaba las preguntas una detrás de otra mientras ayudaba a su compañero a ponerse en pie y veía horrorizado como el brazo derecho del jugador colgaba y se balanceaba como un péndulo sin fuerza.

La batalla terminó para Liam en aquel instante, incapaz de sujetar la varita por más que lo intentaba, su brazo había perdido la movilidad completamente, acompañado por su equipo Liam y Apollo fueron trasladados a la zona de heridos donde esperaron impacientes y nerviosos que todo acabara, pero que acabara bien.

Liam Griffith recuperó mínimamente la movilidad de su brazo derecho, pero no fue suficiente para poder volver con su equipo de Quidditch, su carrera como jugador había terminado aquella noche, pero a Liam no le entristeció, prefería perder el Quidditch a que un inocente perdiera su vida y así se lo hizo saber a todo aquel que intento sentir lastima por él.

Aun sin ser Jugador de Quidditch Liam siguió involucrado en el mundo del Quidditch, convirtiéndose en el entrenador personal y Asesor de Amy, a la que ayudó a convertirse en la mejor Golpeadora de la historia.

Dos años más tarde se casó con Rachel, a quien había jurado amor eterno, formaron una maravillosa familia, una que no tuviera malos recuerdos ni odio, una que realmente estuviera unida, sus mejores amigos, sus compañeros, todos aquellos que habían significado algo para la pareja estuvieron allí no solo en el enlace, sino para el resto de su vida.
avatar
Ao Smith


Mensajes : 1768

http://kiriel.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.